miércoles, 17 de abril de 2019

La Viuda ó Greta... de Neil Jordan


Hay películas cuyo éxito reside en la simplicidad de su argumento y en un simple golpe de efecto situado en el interior de la trama. Esto hace que, una cinta, en principio, de presupuesto limitado y que parecía ser una simple película rutinaria, termine teniendo una inusitada brillantez y una intensidad capaz de generar angustia e, incluso, miedo. La Viuda es una de las películas bastante entretenida con un aire inquietante.

La Viuda (que en Irlanda cuya matrícula ostenta esta cinta, fue llamada Greta) nos presenta a dos amigas, una de ellas, niña bien, hija de millonarios y la otra, más modesta, debe trabajar para ganarse la vida. La madre de esta última ha muerto y ella se ha mudado a Manhattan viviendo en el domicilio de la primera. Un buen día se encuentra un bolso en el Metro, la oficina de objetos perdidos está cerrada así que se lo lleva a su domicilio, a la espera de devolverlo al lunes siguiente. Pero la voz de su conciencia le impulsa a desplazarse hasta el domicilio que figura en el documento de identidad que se encuentra en el interior del bolso. Allí, nuestra protagonista se encontrará con una pianista viuda, agradable pero hambrienta de compañía. Ambas mujeres simpatizan y, a partir de ahí, se inicia una estrecha amistad que, bruscamente, se verá detenida por un episodio casual y turbador que el espectador deberá ver por sí mismo. Y, vale la pena.

Neil Jordan ha dirigido esta cinta sobre un guion en el que también ha participado. No hace ni un año vimos la miniserie de 10 episodios, Riviera, dirigida por Jordan, en Movistar+ que nos dejó un muy buen recuerdo. Con todo, no ha sido el plasma su campo habitual de expresión, sino las salas oscuras y, vale la pena recordar, que se ha movido bien en géneros muy diversos: el biopic histórico sobre la figura del independentista irlandés Michael Collins (1996), vino después de la pretenciosa Entrevista con el vampiro (1994) en el que se adentraba en el terror gótico, repitiendo género años después en Byzantium (2012); pero también ha tocado el drama histórico en Los Borgia (2011), la crítica social en Contracorriente (1997), el romanticismo vintage en El fin del romance (1999), la intriga fantástica en Dentro de mis sueños (1999), el género negro en El buen ladrón (2002), la tragicomedia en Desayuno en Plutón (2005), el thriller en La extraña que hay en ti (2007)… Cada una de estas películas ha contado con un actor de primera fila: Jeremy Irons, Colin Farrel, Jodie Foster, Liam Nesson, Nick Nolte, Julian Moore, Annette Bening, Brendan Gleeson… y en esta que nos ocupa, La Viuda ó Greta con Isabelle Huppert. En general, Jordan, es un artesano que sabe imprimir una calidad media alta a sus producciones. Detalle importante: en todas sus películas, llegado a cierto punto, aparece la sorpresa… aquí también estará presente.

La Huppert se ve flanqueada por las dos amigas mucho más jóvenes, encarnadas respectivamente por Maika Monroe y Clóe Grace Moretz. Esta última ha dejado un buen recuerdo en Suspiria (2018), la revisión del clásico del terror realizada por Darío Argento en los 70, y en las dos docenas de cintas anteriores en las que, poco a poco, se ha ido afirmando y haciéndose imprescindible. También la hemos visto, como a Jordan, en registros muy diferentes demostrando una gran versatilidad. En cuanto a Maika Monroe, su historial es bastante similar, si bien le ha faltado esa película que la consagre como una “star”. Las tres protagonistas femeninas cumplen con creces con sus roles respectivos. 

No se trata de una película que pueda dar lugar a grandes escenas de acción o encuadres y fotografía inolvidables. Es, fundamentalmente, un thriller psicológico en el que los diálogos son importantes y están bien articulados. La atención del público no disminuirá. Es cierto que, podría ser considerado como una película de Serie B, pero la presencia de Isabelle Huppert le da más empaque y garantiza que el espectador saldrá satisfecho. 

La película fue preestrenada durante el festival de Toronto de 2018, recibiendo buenas críticas. Advirtamos que ni es la mejor película de Jordan, ni se trata de una película que merezca el calificativo de inolvidable, pero sí es una película entretenida, intensa, repleta de sobresaltos y con cierta vertiente teatral. Deja buen sabor de boca y gustará a los amantes de los thrillers y quieran comprobar que todavía hay espacio para guiones originales.

En busca de civilizaciones extraterrestres. Replanteando la paradoja de Fermi.. Conferencia del Dr. Jordi Bozzo




Conferencia de Jordi Bozzo en CosmoCaixa 9 de Abril de 2019
"En busca de civilizaciones extraterrestres. Replanteando la paradoja de Fermi"

Jordi Bozzo es Doctor en Biología por la Universidad de Barcelona. Miembro de la Agencia Astronómica de Barcelona. Realiza cursos, ponencias y artículos de divulgación sobre exobiología.

Al inicio de su conferencia, plantea la cuestión de si sabemos que hoy en día se está planteando la cuestión sobre la existencia, o no, de vida y de civilizaciones extraterrestres? ¿Estamos solos en el Universo? Luego pasa a definir lo que entendemos como civilización extraterrestre: seres inteligentes que han desarrollado alguna tecnología, con capacidad para enviar señales al espacio por medios que los humanos podamos identificar.


El gran impulso de los avances científicos ha permitido, desde hace algunos años, enviar mensajes y escuchar posibles sonidos extraterretres. 



Hemos enviado mensajes con los programas Apollo, en los Pioneer 10 y 11, en la sonda Voyager 1 y en otros ingenios enviados al espacio exterior. Nos sentimos como si escribiéramos un mensaje de papel en una botella y la lanzáramos al mar. 

El Disco de oro de las Voyager titulado en inglés "The Sounds of Earth". Las Placas de la Pioneer son un par de planchas metálicas que fueron colocadas a bordo de las sondas espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11 transportaron un mensaje visual. Apollo 11 llevo un disco de silicio de unos 31 milímetros de diámetro metido en una caja de aluminio que incluye estos mensajes en microfilm. Se han incluido mensajes de buena voluntad de los líderes de 73 países de la Tierra…

Además de los mensajes enviados desde la Tierra en soporte físico, se han realizado intentos de comunicación a través de ondas de radio, como el ‘Arecibo’, enviado el 16 noviembre de 1974 desde Puerto Rico y que constaba de 1679 bits en código binario concebido por Drake y Sagan.


Otro proyecto interesante fue el Cosmic Call con el que transmitió un mensaje en el verano de 1999, en dirección a las estrellas más cercanas a la Tierra. Se utilizó el radiotelescopio de plato único de 70 metros de diámetro que se encuentra en la península de Crimea, cerca de la ciudad de Evpatoria, en Ucrania. 

El Proyecto Ozma creado para la búsqueda de inteligencia extraterrestre, (SETI) tenía como objetivo el examen de estrellas seleccionadas para hallar indicadores de señales artificiales de radiofrecuencia. El proyecto fue iniciado por el astrónomo Frank Drake, quien eligió a Tau Ceti y Épsilon Eridani como objetivos iniciales.

SETI es una organización privada dedicada a la “investigación y búsqueda de inteligencia extraterrestre”. Uno de los proyectos más famosos del SETI es el SETI@Home, apoyado por millones de personas de todo el mundo que ofrecen el uso de los procesadores de  sus computadoras personales durante los intervalos de interrupción de sus propios trabajos, para que la información capturada por el gran radiotelescopio de Arecibo, emplazado en Puerto Rico, pueda ser analizada.

Así mismo se realiza una búsqueda de objetos naturales o artificiales localizados en los puntos de liberación de la Tierra-Luna (1980), un documento xenoarqueológico de Robert A. Freitas, Jr. y Francisco Valdés.


Se han descartado algunas señales recibidas o elementos que se atribuyeron, inicialmente, a inteligencias extraterrestres:

1. Los canales marcianos
2. Caso Phobol - Shklovsky
3. Quàsar CTA-102 Kardashev
4. Pulsars - Jocelyn Bell (LGM = Little Green Man)
5. Wow!! 15 de agosto 1977 de Jerry Ehman


Así mismo, se han recibido algunas señales sospechosas que en estos momentos están siendo sometidas a juicio de los científicos:

1. 2016 Tabetha Boyajian, la Estrella de Tabby
2. Oumuamua del 19 de Octubre de 2017 pensaron que era un objeto especial y artificial.



La conferencia fue muy densa en datos y cifras y permitió conocer todo el trabajo que se está realizando en investigación exoespacial en estos momentos. 

Se han realizado esfuerzos, se están realizando y se realizarán en las próximas décadas. La conclusión es que el Universo es un lugar extremadamente peligroso ya que se dan acontecimientos catrastróficos. Deberíamos ser conscientes, cada mañana al levantarnos, que vivimos en el Planeta Tierra más especial y privilegiado del Universo. E incluso, puede que exista una seguridad cada vez mayor de que seamos los únicos habitantes del mismo... 

sábado, 6 de abril de 2019

7 Razones para Huir (7 raons per fugir )... de Gerard Quinto, Esteve Soler y David Torras



Esta película, en el momento en el que se conoce su estructura, da la impresión de que es una especie de segunda parte o, incluso, de remake, de Relatos Salvajes (2014), aquella película argentina que tan buen recuerdo dejó en el espectador. En efecto, ambas películas se parecen en su temática y en su estructura como dos gotas de agua, pero esto no es lo esencial: lo importante es si el resultado final defrauda o no y si reconocemos que el esfuerzo realizado ha alcanzado algún resultado notable.  

Hay que reconocer que, en grandísima medida, éste objetivo ha sido alcanzado y que el resultado final es una comedia vitriólica con algunos sketches demoledores. Nos cuenta cosas de esas que todos somos testigos en algún momento de nuestro día a día y que marcan una acusada tendencia hacia el Apocalipsis…

La película está compuesta por siete historias cortas de humor absolutamente irreverente y gamberro. Surrealismo a cascoporro y humor negro en sobredosis hasta ribetear lo macabro. No parece haber ningún aspecto de la vida humana que quede a salvo de sus ironías. Todos los temas que se tocan tienen algo que ver con nuestro día a día cotidiano o, al menos, con algo que reflejan los medios de comunicación como problemas del español medio del siglo XXI. No está muy claro que el objetivo sea “remover conciencias” como se ha dicho, pero sí que la sociedad moderna y la cultura de masas quedan en entredicho, tocadas y hundidas.

El problema de la sociedad moderna es que proclama ser “progresista” (nadie -o casi nadie- admite ser reaccionario), pero la sociedad no “progresa” e, incluso, algunos pueden pensar que marcha hacia atrás como el cangrejo por mucho que el avance tecnológico sea cada día más espectacular. Ahora, quizás, podamos entender mejor la literatura “ciberpunk” que surgió en los años 80 y que describe paisajes de alta tecnología empotrados en marcos urbanos, sociales y culturales extremadamente deteriorados. Esta contradicción a la que parecemos abocados lleva a una sociedad absolutamente disfuncional que esta película denuncia en sus siete historias. Hay que agradecer que cada historia no vaya acompañada de una moralina y que sea el espectador el que extraiga sus propias conclusiones.

Como en toda película que supone la fusión de distintas historias, unas dejan mejor sabor de boca que otras. El sketch de la ambulancia con selfie sería, en nuestra opinión, de lo mejor, y luego, más atrás, figurarían el del hijo no deseado, el de la compra del piso, el de la escalera, el de la boda… Pero, como en botica, todo es cuestión de gustos.

Los actores están todos correctos en sus interpretaciones, unos son más y otros menos conocidos, todos ellos aparecen brevemente, pero, sin duda, su calidad interpretativa es uno de los elementos más positivos de esta recopilación de historias autoconcluidas o de sketches rápidos.



La película tiene algunas carencias. En algunos momentos casi parece que estemos viendo una película de formato teatral que recuerda a algunos Estudios 1, los más surrealistas de aquella TVE de otro tiempo o remiten a episodios de Dimensión Desconocida, la mítica serie de temática fantástica de la primera mitad de los años 60. Pero nada de todo esto termina por convencer: en el año 2019, lo que el público que acude a una sala oscura busca, es espectáculo. Este elemento está ausente porque los tres directores -Gerard Quinto, Esteve Soler y David Torras- que han estado al frente de los siete relatos, además de ser debutantes, proceden del mundo del teatro. Pasar del teatro al cine es un intento muy meritorio porque supone introducirse en un mundo completamente diferente provisto de otros códigos de comunicación completamente diferentes. El problema sería que la acumulación de premios y de menciones favorables a la película -que las merece- relajara a los directores y les ocultara el hecho de que en futuros proyectos están obligados a superarse. Y les animamos a ello.






jueves, 4 de abril de 2019

Ser Astronauta hoy: los retos del Espacio... Conferencia del Ex-Astronauta Dr. Reinhold



Comienza la conferencia del ex-Astronauta Dr. Reinhold recordando los inicios de los viajes al espacio y el por qué,  en el momento actual, y, muy por encima todos los inventos en equipamientos que la carrera espacial ha tenido que inventar, diseñar y comprobar que funcionan en el espacio. La industria se ha encargado de comercializarlos para el gran público. 

El primer satélite artificial se lanzó en 1957, 12 años antes de la llegada del hombre a la Luna. 

A la pregunta de ¿por qué no se han continuado con los viajes? La respuesta es muy sencilla: faltaba cooperación internacional para este proyecto de gran envergadura. Recordó una serie de ciencia ficción alemana recordaba dónde la colonización del espacio ya se preveía una tripulación formada por astronautas de todas las nacionalidades.

La estética tecnológica del 2001, una odisea espacial, de Stanley Kubrick, influyó decisivamente en la conquista del espacio. 

El D. Reinhold se pregunta ¿por qué no hay más mujeres licenciadas en ingeniería? Se necesitan mujeres que estudien carreras técnicas, matemáticas, ingenierías, robótica, etc.  



La misión del astronauta de la ESA Alexander Gerst en la Estación Espacial Internacional fue bautizada con el nombre de ‘Blue Dot’. Esta expedición, programada para seis meses, comenzó en mayo de 2014. Alexander fue ingeniero de vuelo de las Expediciones 40 y 41, el sexto astronauta de la ESA en una misión espacial de larga duración y el tercero de nacionalidad alemana en vivir a bordo de la Estación Espacial Internacional. Se utilizó el cosmódromo de Baikonur en Kazajstán como base para el lanzamiento. La misión recibió el nombre de ‘Blue Dot’ por Carl Sagan al definir a la Tierra como un "tenue punto azul". Alexander era geofísico y vulcanólogo antes de ser seleccionado como astronauta de la ESA en el año 2009. Llevó a cabo los experimentos internacionales programados (tecnológicos, biológicos, físicos y fisiológicos, el estudio de la radiación) en el único laboratorio humano fuera de nuestro planeta. 



Curiosidades: se tarda 6 horas en llegar a la Estación espacial ISS similar a ir en coche de Barcelona a Madrid 

Se prevé que gracias a una nueva trayectoria y plan de vuelo desarrollado por la corporación espacial rusa Roscosmos, las naves Soyuz podrán llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS) en solo tres horas, un avance notable porque reduce las 6 horas que se tardan en la actualidad. La primera nave en ir por la nueva trayectoria sería la Soyuz MS-08 cuyo vuelo está programado para marzo de 2018. La Soyuz es similar a una cabina de teléfono. 

El programa Soyuz fue creado por Serguéi Koroliov, diseñador principal del programa espacial soviético durante la carrera espacial. En su primer vuelo tripulado, Soyuz 1 (abril de 1967), la nave se estrelló contra el suelo después de la reentrada, muriendo su único tripulante, Vladímir Komarov. Ha servido para transportar tripulaciones a las estaciones espaciales Salyut, Mir y la Estación Espacial Internacional. La Soyuz fue diseñada también para misiones tripuladas a la Luna en el marco de los programas Zond y N1/L3. En todos estos programas se utilizan cosmódromos Rusos.



Se necesitan 300 toneladas de combustible para conseguir que estas naves despeguen 

Se tarda hora y media en dar la vuelta al mundo (es decir, lo mismo que se tarda en ir de Blanes a Barcelona en tren sino se suicida alguien arrojándose a las vías)

El astronauta Alexander Gerst tardó 8 minutos y pico en llegar al espacio (menos tiempo que el empleado para hervir un huevo duro). Se tardan 6 horas en llegar a la Estación espacial ISS para permanecer 6 meses con otros astronautas. Y se emplean 2 horas en bajar a la Tierra en el Soyuz o sea a 7,5 kilómetros por segundo en plan puenting.

Salir al exterior para hacer reparaciones de un par de horas, implica que el astronauta encargado perderá 6 kilos de agua. De ahí la necesidad de que los astronautas se preparen mucho antes de su partida. Igualmente, la estancia en el espacio supone una pérdida de masa ósea y exige dos horas diarias de entrenamiento una vez se está en la Estación Espacial.

Hay que ser un McGuiver afrontando todos los obstáculos que van apareciendo: imaginación, creatividad y habilidad para irlos resolviendo. 

Al aterrizar se necesitan 2 horas de recuperación física. Al volver a la Tierra se deben atender problemas de salud y ejercer como “relaciones públicas” con la prensa. En la ciudad alemana de Colonia existe un equipo encargado de que el astronauta recupere su forma física.

Desde hace veinte años, la Basura espacial está constituyendo un importante problema en la exploración del espacio exterior.




Al volver a la Tierra entrando en la atmósfera, los astronautas pasan de estar 6 meses sin gravedad, a soportar 8 veces el peso normal de una cosa, algo que es imposible de realizar sin antes haber pasado por un entrenamiento previo y después por una readaptación a las condiciones normales de vida en el planeta.

Las redes sociales es el fenómeno nuevo que han aparecido en la última década, exigiendo a los astronautas que viajan al espacio, el estar presentes en Twitter y demás, hacerse selfies, utilizar Smartphones, algo por lo que no habían tenido que pasar los primeros astronautas, pero que es una exigencia si se trata de popularizar sus viajes y hacer que la población considere que la exploración del espacio es una tarea en la que vale la pena invertir miles de millones.

Existe el proyecto de utilizar los minerales que están presentes en la Luna para traerlos a la Tierra, especialmente, aquellos en los que el planeta es deficitario, pero que las nuevas tecnologías consumen en abundancia.



El gran problema a resolver en la exploración del espacio consiste en cómo evitar que la radiación solar dañe a los astronautas. Igualmente, encontrar agua, producir energía, cultivar alimentos, purificar el aire, y obtener Helio 3, Oro y Platino, son problemas y objetivos a alcanzar en los próximos años.

El director de la agencia espacial rusa Roscosmos, Dmitri Rogozin, ha declarado a los medios de su país que esa institución se prepara para el lanzamiento de cuatro satélites encargados de explorar la superficie lunar con el objetivo de extraer minerales preciosos. La excesiva explotación de recursos naturales en la Tierra hace prever que eventualmente se agotarán algunos recursos del planeta, por lo que las grandes potencias mundiales, como EEUU, China y ahora Rusia, piensan en estos momentos en conquistar otros cuerpos celestes para extraer de ellos recursos minerales. 

Entre los años 2031 y 2035 está previsto el lanzamiento de las sondas lunares Luna-30, 31, 32 y 33. Todas con una misión específica entre las que se incluye el transporte de un vehículo pesado de cinco toneladas para realizar labores de minería.
Más cercano en el tiempo, dentro de dos años, Rusia tiene previsto el lanzamiento de la sonda Luna-25 con la que conmemorará su vuelta al satélite natural después de 40 años de haberlo logrado por primera vez. Además, se construirá un polígono lunar que sirva como planta de procesamiento. Todo ello controlado desde la Tierra. El presupuesto de todos estos proyectos es multimillonario.

lunes, 1 de abril de 2019

La Caída del Imperio Americano... de Denys Arcand (The Fall of the American Empire)



Denys Arcand es un director franco-canadiense de largo recorrido con más de una docena de películas en su haber. No se prodiga mucho pero cada una de sus cintas es una diana en el blanco. Y tiene varias. Desde aquella primera denuncia que formuló con 1973 contra la corrupción (Rejeanne Padovani) filmada cuando solamente se podía hablar en voz baja de la corrupción administrativo-mafiosa ante la que las autoridades solamente emprendieron una batalla a principios del milenio, hasta su película más conocida (y oscarizada) Las invasiones bárbaras (2003), pasando por El declive del imperio americano (1986, igualmente oscarizada), cuyo nivel irónico y satírico es seguido por la película estrenada ahora: La caída del imperio americano. Estamos ante un director muy particular que, poco a poco, se ha ido sintiendo cada vez más cómodo manejando el humor o, más bien, la tragicomedia. 

El protagonista de esta cinta es un cerebrito. Doctor en filosofía y letras, intelectual, con una inteligencia y una preparación cultural muy superior a la media y que, sin embargo, trabaja como repartidor en moto. Por pura casualidad, un buen día ve en vivo y en directo el atraco a un banco y cómo los protagonistas abandonan dos bolsas con el botín. El primer dilema que afronta el personaje es qué hacer ante esta situación: ¿hacerse con el dinero o huir? El segundo no será de menor envergadura: si se lo lleva ¿qué hacer con el dinero? Contar más sobre el argumento sería desvelar la trama, así que paramos aquí. 

“Pierre Paul” (Alexandre Landry), pasa la primera escena diciéndole a su futura novia que es "demasiado inteligente" para tener éxito en el mundo. Enuncia algunos puntos positivos sobre cómo los más exitosos del mundo, incluso los autores y los filósofos, tienden a ser "tontos como mulas". Pierre encontrará a alguien con la experiencia para lavar ese dinero, “Sylvain”, un ex estafador que obtuvo un título en finanzas mientras estaba en la cárcel, interpretado por Remy Girard (que ya había protagonizado Las invasiones bárbaras, El declive del imperio americano y otras películas menos conocidas de Arcand). 

Baste decir que dicho argumento no es más que una excusa para presentar a una amplia gama de estereotipos y bordar con esta película una trilogía que integra a las dos películas que hemos citado anteriormente nominadas a los Oscars. 

"La caída del Imperio Americano" surge como una parábola sobre cómo hacer cosas incorrectas por las razones correctas en un mundo tan corrupto. La galería de estereotipos que pueblan la modernidad constituye, al final, una película adorable cuya sátira social, además de entretenernos nos induce a la reflexión. La amistad, nos dice, sigue siendo el valor que justifica la existencia en un mundo tan estúpido como el que nos ha tocado vivir. No es una película ecléctica: al final el espectador percibe que el corazón de Pierre Paul está en el lugar correcto.

El título es deliberadamente engañoso. Arcand opina, ciertamente, que los EEUU están en crisis, pero la película no es una evaluación mordaz de la presidencia de Donald Trump. De hecho, no tiene casi nada que ver con Estados Unidos, a menos que uno quiera percibir su aspecto alegórico. Una de las interpretaciones posible sería afirmar que el héroe filosófico y dubitativo representa a Canadá, mientras que los Estados Unidos están representados por los atracadores cuyo dinero encuentra el protagonista.

En cierto sentido es un simple cuento de hadas en el que un buen tipo no solo intenta un crimen perfecto (llevarse el dinero, al descuido, que otros han robado) sino que se mantiene en los hilos argumentales que van apareciendo, al ganar el corazón de una prostituta que hasta ese momento sólo se había movido en busca del dólar americano (Ezra Pound decía que el norteamericano aborrece el dólar individual de la misma forma que el faraón egipcio aborrecía al esclavo individual. 

El nuevo trabajo de Arcand es una muestra de su independencia creativa y está centrado en preocupaciones contemporáneas como la creciente brecha entre los ricos y pobres (específicamente en Montreal, pero que es extrapolable -y con muchas más razones- en cualquier otra latitud). Arcand denuncia los métodos empleados por los ricos para esconder sus posesiones en un laberinto de paraísos fiscales e intercambios comerciales con el extranjero. El agotamiento de las redes de seguridad social, la corrupción y la incompetencia de la policía y de los líderes políticos y otros defensores del statu quo, son sus preocupaciones. Arcand las denuncia con el mismo vigor que hizo en aquella primera película filmada en 1973 (Rejeanne Padovani), pero con 46 años más de experiencia.

Película para quienes tengan una percepción de los problemas sociales que afectan a la modernidad y quieren confirmarse en su diagnóstico de los males que afectan a las sociedades modernas (no busquen en esta película tratamiento a esos males, solo diagnóstico). Algunos han dicho que es una película “socialista”. No lo es: es una película “social” (que es muy diferente). Antipolítica, si se nos apura. Denys Arcand pertenece a la misma saga familiar que Ardrien Arcand, fundador del fascismo canadiense en los años 30.

domingo, 24 de marzo de 2019

El origen de la Luna y sus efectos en la Tierra... conferencia de Jordi L. Gutiérrez



Conferencia de Jordi L. Gutiérrez (19 de Marzo de 2019)  
Jordi l. Gutiérrez es Profesor del Departamento de Física de la UPC (Universitat Politècnica de Catalunya). Astrofísico especialista en la evolución estelar.  

Me es imposible hacer un resumen exhaustivo de la conferencia así que señalaré aquellos datos que me han sorprendido por desconocerlos. La Luna es verdad que nos acompaña desde que nacemos y que la miramos en cualquier punto del mundo en que nos encontremos nosotros o nuestros familiares y amigos. Pero ¿le hacemos caso...? ¿le prestamos atención..? sentimos curiosidad por saber qué es y que contiene este planeta o cómo se formó. Todos los habitantes de La Tierra tendrán su particular opinión e historias sobre La Luna. Allá vamos. 




El origen de la Luna y sus efectos en la Tierra

Voy a comenzar por un dato: la Luna desde que yo nací se ha alejado 2 metros de La Tierra. La Luna se aleja de la Tierra más o menos 4 centímetros por año. 

La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Su diámetro es de unos 3.476 km. Si partiéramos la Tierra en cuatro trozos, uno de ellos sería el volumen de la Luna. El satélite orbita en torno a la Tierra a una distancia media de 384.403 km con una velocidad media de 3.700 kilómetros por hora. 

Completa su vuelta alrededor de la Tierra en 27 días, 7 horas, 43 minutos y 11,5 segundos. Para cumplir un mes lunar, el satélite necesita 29 días, 12 horas, 44 minutos y 2,8 segundos.

Un dato curioso: brilla mucho pero sólo refleja en el espacio el 7% de la luz que recibe del Sol.


Sobre los intentos de enviar vehículos espaciales o cohetes tripulados por astronautas hay historia amplia y muy detallada por éxitos y fracasos hasta su paralización en 1976.  La Luna no ha vuelto a ser visitada por los humanos desde 1972.


¿Cómo llegó a ser La Luna nuestro satélite?

Se han teorizado cuatro posibilidades en cuanto a la formación de la Luna:

1. Teoría de captura. Era un astro independiente que, al pasar cerca de la Tierra, quedó capturado en órbita.
2. Teoría de la co-formación lunar. La Tierra y la Luna nacieron de la misma masa de materia que giraba alrededor del Sol.
3. Teoría de fisión. La Luna surgió de una especie de "hinchazón" de la Tierra que se desprendió por la fuerza centrífuga.
4. Teoría del gran impacto. Cuando la Tierra se estaba formando, sufrió un choque con un gran cuerpo del espacio. Parte de la masa salió expulsada y se aglutinó para formar nuestro satélite. 
5. La quinta teoría describe la formación de la Luna a partir de los materiales que los monstruosos volcanes de la época de formación lanzaban a grandes alturas.

¿Cuál de todas ellas será la verdadera?. Hoy por hoy solo tenemos teorías y ya dicen aquello de que más vale tener una mala teoría que no tener ninguna…..


A continuación el Profesor Gutiérrez nos presenta un tema, para mi desconocido: El Mecanismo de Antikythera

¿Qué es?. Es una calculadora astronómica con más de 2.100 años de antigüedad, encontrada por unos buscadores de esponjas marinas frente a la costa de la isla griega Antikythera. Esta calculadora fue encontrada en muchos fragmentos en el interior de una caja de madera. 

El mecanismo de Antikythera, está guardado en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, consta al menos de 37 ruedas dentadas de precisión, hechas de bronce, con las que se podría calcular con exactitud posiciones y movimientos astronómicos, recrear la órbita irregular de la Luna y, quizás, establecer la posición de planetas.

Tras la sorpresa inicial, los arqueólogos tuvieron claro que se trataba de una especie de reloj, calendario o calculadora. Había relatos lejanos de Cicerón y otros escritores romanos que hablaban de máquinas similares, pero se pensaba que era ciencia ficción. Ahora, con el cacharro en la mano, solo dudamos si se trataba de un modelo del Sistema Solar, un astrolabio o, sencillamente, una versión greco-latina del Cubo de Rubik. En 1959, Derek Price analizó con muchísimo detalle el dispositivo y descubrió que el mecanismo se utilizaba, efectivamente, para predecir la posición de las estrellas según la época del año

Por último, nos habla de la existencia de Agua congelada en los polos de La Luna 

Científicos de la Universidad de Hawai y la Universidad Brown y Richard Elphic del Centro de Investigación Ames de la NASA utilizaron datos del instrumento Moon Mineralogy Mapper de la NASA para hacer el descubrimiento. El instrumento está en la nave espacial Chandrayaan-1 de la Organización de Investigación Espacial de la India, la primera sonda lunar de la India, que se lanzó en 2008.

Fue diseñado para buscar huellas que prueben la presencia de hielo de agua en la superficie de la Luna. Esto incluyó recopilar datos que no solo detectaron las propiedades de reflexión del hielo, sino la forma en que las moléculas absorben la luz infrarroja, que indica la diferencia entre el agua y el hielo.

En fin, la conferencia me ha servido para saber que un país como India está haciendo una gran inversión en su exploración de La Luna.

INDIA

La Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO) trabaja en la selección del equipo y de los astronautas para la misión Gaganyaan, que pondrá a tres personas en órbita durante siete días en diciembre de 2021.

El jefe de la agencia espacial india se refirió también al lanzamiento de la segunda misión espacial de la India a la Luna, Chandrayaan-2, que, dijo, está programada entre el 25 de marzo y el 30 de abril.

La India, con uno de los programas espaciales más activos del mundo, comenzó a colocar satélites en la órbita terrestre en 1999 y forma parte del exclusivo grupo de países que disponen de sistema de navegación por satélite, en el que figuran Estados Unidos (GPS) o Rusia (GLONASS), entre otros. 

Es un buen motivo para los que estén interesados seguir viendo que hace India en la Luna. 



Al acabar la conferencia sentí que me esperaba más contenido en relación al tema de los efectos sobre la Tierra. 


martes, 19 de marzo de 2019

Los viajes de ficción a la Luna... conferencia de Javier Ordoñez en CosmoCaixa



Conferencia de Javier Ordoñez (12 de Marzo de 2019)
Francisco Javier Odón Ordóñez Rodríguez (Pamplona, 1947) es catedrático de Lógica en la Universidad Autónoma de Madrid (2000).
Conferencia en CosmoCaixa “Viatges imaginats a la Lluna: de Kepler, a Tintín” dentro del ciclo “50 anys de l’arribada a la Lluna” 
……………
Ha sido una master class que me ha permitido conocer la progresión literaria e imaginativa del misterio de la Luna con el deseo humano de viajar hasta ella y cómo hacerlo. 
Me ha hecho gracia saber cómo se editaban los libros en 1600 en el Siglo XVII. Entonces ya existía “autoedición” y el mismo autor, encargaba su impresión y se lo regalaba a los amigos (amigos que pudieran entender los escritos allí elaborados). Los libros, además, se hacían llegar a personajes importantes de la época como un signo de prestigio. 
Galileo Galilei
Este viaje misterioso con destino a la Luna se inicia con Galileo Galilei y su libro Sidereus Nuncius (El Mensajero sideral) de 1610. El científico pudo dibujar la topografía lunar aproximada gracias a su telescopio. El libro, de muy pocas páginas (apenas 30), fue enviado a Kepler el cual le soluciona a Galileo las aberraciones esféricas de su telescopio gracias a otra obra que escribió éste. 
En El Mensajero Sideral contaba cómo el uso del telescopio le había permitido observar las montañas y los valles de la Luna, la "muchedumbre de estrellas reunidas en conglomerados" que forma la Vía Láctea, y los cuatro satélites que giraban alrededor de Júpiter.


Luciano de Samósata
Javier Ordoñez nos habla de Kepler pero antes nos da a conocer Luciano de Samósata. Éste consideraba que los viajeros unos mentirosos por la forma en que detallan en sus viajes el encuentro con monstruos marinos, plantas gigantes y seres extraños. 
Escribió su Historia verdadera, donde menciona por primera vez la idea de un viaje a la Luna en un barco arrastrado por una providencial tromba de agua y en donde, entre otras maravillas, ve a los selenitas, de los que dicen que carecen de ano, hilan los metales y el vidrio para hacer trajes, beben zumo de aire, se quitan y se ponen los ojos y donde son los hombres quienes dan a luz los hombres en lugar de las mujeres, ya que se casan hombres con hombres; asiste a la guerra entre los caballeros buitres y lacanópteros del emperador selenita, Endimión, y los caballeros hormiga del solar, Faetón, así llamados por sus respectivas monturas. 
Johannes Kepler
Además de su trabajo como astrónomo, Johannes Kepler escribió Somnium, un fascinante relato de ciencia ficción acerca de un viaje a la Luna, en el que incluye el contacto extraterrestre.
Al igual que Ptolomeo, Copérnico, Brahe o Galileo, Kepler alzó su vista, reforzada con instrumentos de medición hacia las estrellas. Durante buena parte de su vida sin embargo también sondeó los cuerpos celestes con la imaginación. 
En Somnium Kepler relata la historia del islandés Duracoto, un joven que tras aprender astronomía con Tycho Brahe –guiño genial de Kepler, quien cuela al famoso astrónomo en su ficción– viaja a la Luna con su madre, Fiolxhilde. Gracias a un demonio que conoce la buena mujer, una suerte de hechicera que se gana la vida vendiendo pócimas a los marineros y tiene tratos con seres fantásticos.
Madre e hijo llegan al satélite tras un viaje fantástico durante un eclipse. Anticipándose en más de tres siglos al viaje del Apolo 11. Para la aventura necesitan pólvora y narcóticos con los que hacer más llevadero el trance a los viajeros. Para evitar que sufran lesiones durante el trayecto se insiste además en que los primitivos “astronautas” deben ir bien protegidos. El objetivo: “Que el tronco no se separe de sus nalgas o la cabeza del cuerpo”. El aire gélido del espacio exige además respirar a través de una esponja húmeda.
Kepler se pregunta cómo se verían los astros y planetas desde fuera de la Tierra, ¿qué percepción tendrían de sus movimientos en la Luna? Y la Tierra, ¿se vería su movimiento de rotación? ¿A qué atalaya mejor que la Luna se podría viajar para aclarar semejantes cuestiones? ¿La Tierra permanece quieta?
Una copia del manuscrito de Somnium se distribuyó sin su permiso hacia 1611 y las autoridades apresaron a la madre de Kepler, Katharina. Para ellos estaba claro que aquella bruja llamada Fiolxhilde tenía que ser su progenitora. La pobre mujer acabó entre rejas en el verano de 1620 y con serios riesgos de arder en la hoguera.


Francis Godwin 
Ordoñez nos aproxima a Francis Godwin quien, en 1658, escribe El hombre en la Luna. Era obispo de la localidad galesa de Llandaff y escribió la primera narración de viajes espaciales en lengua inglesa. The Man in the Moone: or A Discourse of a Voyage Thither, by Domingo Gonsales ("El hombre en la Luna o una disertación sobre el viaje hasta allí, por Domingo Gonsales"), otro trabajo clave en la ciencia ficción primitiva.
Publicado póstumamente en 1638, el obispo comenzó a escribir la obra en 1589. Por desgracia, no vivió para ver el fenomenal éxito que obtuvo la obra: dos docenas de ediciones hasta el siglo XVIII y traducciones a muchas otras lenguas, incluyendo el francés, el holandés o el alemán. La novela de Godwin fue considerada como el viaje espacial arquetípico durante los siguientes cien años. Incluso autores del siglo XIX, como Julio Verne o Edgar Allan Poe, lo mencionaban como una de sus principales influencias.
El Hombre en la Luna es el primer libro de la historia que narra un contacto alienígena. Godwin creía que dicho contacto era una posibilidad real; el que tuviera lugar sólo era cuestión de tiempo. Los descubrimientos de Galileo sobre la Luna aparecen en el libro de Godwin y, de hecho, el prefacio acredita a Galileo como descubridor de ese nuevo mundo.
El protagonista de El Hombre en la Luna es “Domingo Gonsales” (un español enjuto), cuyo viaje le lleva a lugares tan dispares como la isla de Santa Elena, la Luna y China. Durante su peripecia, “Gonsales” captura y adiestra cuatro gansos salvajes, utilizándolos como primitiva máquina voladora, pero, al retornar a España, su barco es atacado y hundido por corsarios británicos. En su evasión, “Gonsales” se amarra a los pájaros, que lo alzan por los cielos hacia su lugar de hibernación en la Luna. Su vuelo interplanetario, aunque fantástico, confirma el modelo copernicano: la Tierra no es el único centro de gravedad del Universo y gira sobre su propio eje.
Al dejar la Tierra, “Gonsales” pesa cada vez menos, recuperando peso al alcanzar la Luna. Está claro que Godwin trataba de expresar el principio de gravitación. Tanto en la ficción como en la realidad, había llegado el turno de la gravedad. Sugerida por Godwin y Kepler, fue finalmente comprendida, analizada y establecida en sus principios fundamentales por Isaac Newton en sus Principia (1687).
Tras un vuelo de doce días, “Gonsales” aluniza sobre una colina para encontrarse con que nuestro satélite se parece mucho a la Tierra, pero a mayor escala. La gente, las plantas y los animales alcanzan proporciones gigantescas. De hecho, en la jerarquía social selenita, la estatura es signo de nobleza. Los "lunares auténticos" son treinta veces más altos que los humanos y no sólo viven treinta veces más, sino que llevan una existencia idílica. En contraste, los "lunares enanos" son poco más altos que los terrestres, no viven más de ochenta años y están relegados a las tareas menos importantes. A la vista de este panorama, “Gonsales” no tiene más opción que considerarse inferior.
Godwin describe el mundo lunar como una utopía, pero al rascar la superficie, aparecen detalles que empañan esa visión sublime. Incluso los "lunares enanos" son más virtuosos que los terrícolas, las heridas más graves tienen fácil cura, el crimen es desconocido, las mujeres selenitas son tan bellas que ningún varón comete adulterio... Pero también se nos revela que practican una forma radical de eugenesia: los defectos congénitos se identifican al nacer y como los lunares no matan, esos seres "tarados" son enviados hacia la Tierra, concretamente a Norteamérica.
Godwin se atrevió a sugerir que los extraterrestres no sólo podían ser superiores a nosotros, sino también más felices. El Somnium de Kepler había planteado unas condiciones de vida en otro planeta miserables, una pesadilla si se comparaba con la Tierra, pero, desarrollando su idea de contacto extraterrestre, Godwin apuntó hacia la posibilidad de evolución: el universo puede albergar razas más evolucionadas que el hombre. Hubo que esperar doscientos años más tarde para que esta idea fuera aceptada de forma general.
El Hombre en la Luna es una obra clave de la ciencia ficción primitiva. La idea de vida alienígena era nueva y emocionante, y gracias a Kepler y Galileo, la posibilidad de vida extraterrestre parecía, por primera vez, real.


Cyrano de Bergerac
Y por fin llegamos a Cyrano de Bergerac, autor de una Historia cómica de los estados e Imperios de la Luna, publicado en 1675.
En este ensayo cómico-fantástico, el autor, influido por las ideas racionalistas de su tiempo, repasa diversos aspectos de la condición humana, desde los más trascendentales, como la existencia de Dios, la creación del mundo o la inmortalidad del alma, hasta otros que descubren los prejuicios e incongruencias de nuestras costumbres.
El comienzo del viaje recuerda el que propuso Luciano de Samosata. Tras un intento fallido llega a Nueva Francia (Quebec canadiense). Por fin, mediante unos ingeniosos cohetes, consigue alcanzar a la Luna.
El satélite está habitado por seres humanos con doce pies que andan a cuatro patas y que miran hacia abajo. Al ver a Cyrano lo consideran un avestruz. Al utilizar las cuatro extremidades, los lunáticos miran al suelo con orgullo, pues así contemplan los bienes de los que son señores; la cabeza erguida de las bestias muestra, en cambio, su actitud suplicante ante el Cielo por depender de los cuadrúpedos. 
El viajero se encuentra también con un Demonio, el demonio “Sócrates”, un personaje interesante que se convierte en su guía y amigo durante su estancia lunar. Éste dice haber estado en la tierra en forma de Oráculo, de Genio, Dios de fuego, Vvmpiro, fantasma, etc. En realidad, se trata de un habitante del Sol, una raza de seres que llegan a tener de 3.000 a 4.000 años, cargados de experiencia y poderes. Entre estos, menciona como puede pasar de un cuerpo a otro. Su planteamiento resulta muy interesante porque todo lo trascendente e inexplicable queda reducido a ciencia. 
Nuestro viajero espacial renueva su asombro cuando contempla a un aborigen que camina tan tranquilo por su Luna luciendo un enorme pene, ceñido a la cintura como adorno. Le explican que es símbolo de caballerosidad y nobleza, al igual que la espada en la Tierra. Y se compadecen del terrícola porque se avergüenza de exhibir sus genitales que dan la vida, prefiriendo lucir un instrumento de la muerte.
¿cómo consigue llegar a la Luna un turista del siglo XVII? En su primera intentona se ciñe al cuerpo frascos de rocío, pero el sol lo atrae con tanta fuerza que pasa de largo y vuelve a caer a la Tierra. Por fin construye una máquina de hierro desde la que lanza hacia arriba un imán concentrado; la aeronave se eleva al encuentro del imán, hasta que es cogido por el piloto para ser así sucesivamente tirado y recogido en dirección a la Luna. 
Daniel Dafoe
En 1705 aparece The Consolidator (también llamado Memoirs of Sundry Transactions from the World in the Moon) cuento sobre un viaje lunar elaborado por el famoso escritor inglés Daniel Defoe. Defoe recrea diversas leyendas de viajes a la Luna y describe varios medios de transporte parecidos a lo que hoy llamamos naves espaciales. The Consolidator fue el más brillante de los viajes ingleses a la Luna, llegando a anticipar la gasolina como propulsor: "una llama ambiental alimentada por un cierto líquido". 
La novela es un excelente ejemplo de cómo se utilizaron los viajes interplanetarios para satirizar las costumbres terrenales, la política y la sociedad. La novela es original en su intento de dar un fundamento científico a su fantasía, incluyendo un vuelo a la luna por medio de una máquina voladora propulsada por un motor de combustión interna.
Fray Manuel Antonio Rivas 
Un viaje novohispano a la luna de fray Manuel Antonio de Rivas, franciscano, publicado en 1772 o 1773, es un relato que pertenece a la tradición de las sátiras sociales. Toma como pretexto un viaje espacial para criticar las costumbres y la sociedad, burlarse de ciertas actitudes y enjuiciar sistemas. Se trata de una supuesta carta que remite el secretario del Ateneo Lunar al bachiller don Ambrosio de Echeverría, en la que aquél narra la llegada al satélite de un científico francés, realizando una breve descripción de algunos lugares de interés. El autor se explaya en la mezquindad, incultura, lujuria y necedad de sus habitantes.
La carta contiene alusiones a la Biblia y a autores clásicos como Ovidio, Plinio o Marcial, además de efemérides y numerosos datos sobre física, astronomía, astrología y pronósticos de temporales. 
La obra formó parte de las pruebas que se presentaron en contra de su autor en el juicio que le incoó el Santo Oficio como presunto hereje. 
Karl Friedrich Hieronymus Freiherr von Münchhausen 
El barón Münchausen, existió realmente: se llamaba Karl Friedrich Hieronymus, descendía de una de las familias más antiguas de la Baja Sajonia, nació en Bodenwerder (Alemania) el 11 de mayo de 1720 y fue el primer “cantor” de sus propias presuntas aventuras. Su oficio de militar le llevó, a lo largo de su dilatada vida, a participar en numerosas campañas combatiendo con el ejército ruso y sirviendo como corneta, teniente y capitán de caballería. En Alemania no tardó en ser conocido por sus excentricidades y su fanfarronería. Rememoraba sus hazañas bélicas aderezándolas con todo tipo de exageraciones y detalles inverosímiles, que causaban fascinación entre la aristocracia teutona.
Entre sus múltiples ocurrencias se incluían, por ejemplo, cabalgar sobre una bala de cañón, viajar a la Luna, matar a un oso para cubrirse con su piel y pasar desapercibido entre los otros osos o salir de una ciénaga pestilente tirando de su propia coleta. Incluso el barón llegó a contar cómo pudo vivir durante meses en el estómago de una ballena. 
En 1785, el escritor y científico alemán Rudolf Erich Raspe (Hannover, 1737 – Donegall, Irlanda, 1794) escribió y publicó la primera versión de Las aventuras del barón Münchausen, titulada Narración de los maravillosos viajes y campañas del barón Münchausen en Rusia. 
El libro no tandó en llamar la atención de escritores, ilustradores y, posteriormente, de directores de cine. El mismísimo Georges Méliès realizó la primera adaptación al cine en 1911 con el cortometraje Les hallucinations du baron de Münchausen, seguido en 1929 por la película de animación de los estudios Mezhrabpomfilm titulada Las aventuras de Münchausen o por el film alemán de 1943 Münchausen, escrito por Erich Kästner y dirigido por Josef von Báky, entre otras. Sin embargo, la adaptación al cine más conocida es la que dirigió Terry Gilliam en 1988 bajo el título de Las aventuras del barón Munchausen.


Julio Verne - Georges Méliès
Viaje a la Luna, proyectada en 1902 y con 14 minutos de duración, es el más conocido de los más de 500 cortometrajes producidos por el pionero del cine, Georges Méliès, entre 1896 y 1912. La imagen de un cohete en forma de bala metido en el ojo de una Luna molesta y dolorida, es una de las escenas clásicas de la historia del cine. La cinta estaba basada en dos populares obras, De la Tierra a la Luna (1865) de Julio Verne, y Los primeros hombres en la Luna (1901) de H. G. Wells y nos mostraba el primer alunizaje cinematográfico.
Viaje a la Luna cuenta la historia de los sabios excéntricos de un club de astrónomos de París, liderados por el profesor Barbenfouillis -interpretado por el propio Méliès-, quienes organizan una expedición al satélite, después de culminar uno de sus cotidianos congresos científicos. Para lograr su objetivo, construyen un obús espacial en el que se instalan para el viaje, el cual será propulsado por un cañón gigante. En la película se observa que el obús es introducido por unas coristas pertenecientes al teatro de Méliès. Los seis científicos embarcados van a parar en el ojo de una Luna. Cuando descienden, observan las curiosidades del suelo lunar y luego se acuestan para reponer energías. Pero su sueño es interrumpido por una ventisca y continúan con la exploración en la que descubren setas gigantes y extrañas criaturas.
La sorpresa se produce en el momento que hacen su aparición los selenitas -genialmente interpretados por unos acróbatas del Folies Bergère-, quienes se convertían en polvo al ser golpeados por los paraguas de los terrícolas. Al final, son llevados ante la presencia del Gran Rey de la Luna. Estando presos, se inicia una lucha y logran escapar volviendo a la Tierra con el obús cayendo desde un precipicio de la Luna. El proyectil espacial terminará estrellándose en el mar y arrastrando sin querer a un selenita que se había sujetado a su cola y que será exhibido en nuestro planeta con gran regocijo popular, mientras que los científicos son recibidos como héroes.
Si bien es una película corta, de tono irónico, humorístico, constituye el primer filme de Ciencia Ficción, al presentar uno de los temas que se harán habituales en el género: el viaje espacial. El tema era candente en la época en la que apareció el film porque el año anterior había aparecido la novela de Herbert George Wells con ese mismo tema. Hay que considerar Viaje a la Luna. Wells, escritor, novelista, historiador y filósofo británico, fue un autor prolífico que escribió en diversos géneros docenas de novelas, relatos cortos, obras de crítica social, sátiras, biografías y autobiografías
Fritz Lang 
La última película muda de Fritz Lang, La Mujer en la Luna, resultó ser también una de sus obras más memorables. Filmada en 1929, a partir de un guion de su esposa Thea von Harbou (guionista de todas sus grandes películas de su etapa alemana), este film de ciencia ficción nos narra la primera expedición llevada a cabo a la Luna desde una perspectiva seria, diferenciándose de la visión más fantasiosa del Viaje a la Luna de Méliès.
Pese a sus 160 minutos, La Mujer en la Luna no llega a aburrir en ningún momento debido a que Lang divide el film en dos argumentos claramente diferenciados. Durante la primera parte, cuenta cómo el anciano profesor Manfeldt confía a su amigo el ingeniero Helius sus escritos sobre un posible viaje a la Luna que planean realizar. Manfeldt teme que una poderosa organización trate de robarle esos valiosos documentos en la creencia de que haya oro en la Luna. La película nos está hablando de cómo las organizaciones poderosas que dominan el mundo se hacen con el control de dicha expedición científica para hacerse con el posible oro lunar.
En una segunda parte, nos sitúa en el despegue de la nave espacial. Tanto la nave como los procesos por los que pasa antes del despegue están tratados con una veracidad digna de asombro. La dirección de Lang y los excelentes efectos especiales consiguen que, incluso hoy, no notemos los numerosos trucajes y maquetas que tuvieron que emplear para recrear la nave y la maquinaria que la pone en funcionamiento. El ingeniero Hermann Oberth asesoró a Lang sobre la construcción de la nave que el gobierno alemán ordenaría destruir.
La voluntad de realismo también queda patente al tratar la ingravidez o la fuerte presión a la que se someten los aeronautas cuando la nave despega. Aunque el ridículo científico sucede al olvidarse de la falta de gravedad y permitir que los personajes puedan respirar sin necesidad de bombonas de oxígeno.
Como curiosidad histórica, se decidió que los segundos antes del despegue se hicieran con una cuenta atrás por un motivo de lo más lógico: si se cuenta hacia delante el espectador no sabe en qué número despegará la nave, pero contando hacia atrás todos sabemos que despegará al llegar a cero, por tanto es mucho más eficaz hacer una cuenta atrás desde el punto de vista dramático, porque así se genera suspense. A raíz de este film cuando se decidió adoptar la cuenta atrás previa al despegue no sólo en más obras de ciencia ficción sino incluso en la vida real.
Otro aspecto importantísimo que no olvida Lang es la repercusión que tiene este acontecimiento en la sociedad de masas y de los medios de comunicación. Miles de espectadores, locutores de radio y cámaras de cine siguen emocionados el desenlace de ese hito histórico. Como dice uno de los personajes, “el mundo entero está viendo y escuchando qué hacen”. 


Finalmente, el conferenciante aludió a la Luna en la Posguerra 1950 con referencias a Von Braum y a Koroliev, padre de la cosmonáutica soviética, finalizando con el libro de Hergé: Tintín Objetivo: la Luna. Gracias a los cómics, Tintín viajó a la Luna 20 años antes que Apollo 11…