domingo, 22 de abril de 2018

BCN FILM FEST 2018. Las Estrellas de Cine no Mueren en Liverpool... de Paul McGuigan



Anette Bening viene prodigándose regularmente a raíz de una película al año. Sin embargo, para este 2018 se han anunciado tres en la que estará presente como protagonista: Georgetown, The Seagull y Life Itself. Ésta que comentamos ahora, Las estrellas de cine no mueren en Liverpool, fue estrenada en el área anglosajona en 2017 y la presencia de la Bening no es  su único atractivo. También podremos ver en acción a Vanessa Redgrave en una memorable actuación.  Y a Julie Walters, a la que, recientemente, hemos visto en la serie Indian Summers. O a Stephan Graham, que salió airoso tras protagonizar Taboo, Boardwalk Empire o Little Boy Blue, entre otras series. Así pues, no son nombres y rostros brillantes lo que le falta a esta película.

Un actor británico recibe una llamada. Le comunican que su amiga y ex amante, una actriz oscarizada, ha sufrido un ataque al corazón. Ella se niega a ser atendida e ingresada en un hospital, así que el actor (Jamie Bell) deberá llevársela a su casa en Liverpool. La experiencia servirá para reavivar la relación que tuvieron años atrás y estudiar la psicología de cada uno de los personajes y el por qué aquel amor no fue posible. Cuando se conocieron ella era una diva y él un actor que empezaba a despuntar. La diferencia de edad entre ambos, no fue un obstáculo para que Cupido los asaeteara. Pero aquello, como todo lo humano, se presentó como finito y ahora los protagonistas se preguntan qué les ocurrió.

No hay que engañarse: la película es una historia de amor. Pero ocurre que hay historias de amor que caen en lo ñoño y en el intimismo, y otras que están perfectamente realizadas y medidas y dan valor universal a lo que, en principio, solamente era una historia entre dos personas. Las estrellas no mueren en Liverpool, pertenece a este segundo tipo. La psicología de los dos protagonistas es estudiada al milímetro y el espectador puede llegar a entender los motivos y las actitudes de ambos, tanto en los momentos de su tórrida historia de amor, como en el presente, cuando están de vuelta de todo.

El guión está basado en las memorias del actor Peter Turner, adaptados por Matt  Greenhalgh. El resultado es una película impecable, hecha a medida para el lucimiento de la Bening y en la que Vanessa Redgrave también despunta y en la que vemos a un Jamie Bell que entra en muy buena sintonía con la primera.  Se diría que el guión ha sido realizado para justificar el lucimiento de actrices maduras. Algo que, dicho sea de paso, es de agradecer y que hubieran merecido algún galardón en la pedrea de los Oscars.
Publicar un comentario